domingo, 28 de mayo de 2017

Hallan el mayor muro romano de València y el antiguo trazado de Micalet


Las excavaciones arqueológicas que la Conselleria de Hacienda realiza en el Palacio de Calatayud de València han sacado a la luz el mayor muro de época romana en la ciudad, edificios islámicos, el antiguo trazado de la calle Micalet y objetos como una lápida con inscripciones romanas sobre la población de la época. Los hallazgos podrían convertir este enclave en un centro turístico al nivel del museo arqueológico de La Almoina, según ha destacado la Generalitat en un comunicado.

Estos descubrimientos se suman a los llevados a cabo semanas atrás, donde se han obtenido datos importantes para la historia urbana del entorno de la Catedral y la plaza de la Virgen.

Las labores arqueológicas han sacado a la luz un muro romano que conserva parte de su revestimiento de placas de mármol, posiblemente de la cantera valenciana de Buixcarró. Se trata de un hallazgo de gran valor en el ámbito de los grandes edificios monumentales que rodeaban el Foro de Valentia entre los siglos I y II d.C.

Este muro, fue utilizado a lo largo de la historia, de modo que se conserva hasta el momento una altura superior a los 2,25 metros y, sobre él, se mantienen reformas de épocas posteriores que muestran cómo distintas culturas y civilizaciones vivieron en el mismo espacio que ha llegado hasta nuestros días.

También se ha descubierto una parte de la trama urbana antigua, cuya modificación en el año 1800 coincide con la construcción de la actual Casa Vestuario. Los técnicos han verificado las antiguas alineaciones de la calle Micalet provenían de muchos siglos atrás, y han confirmado que la antigua línea de fachada se encuentra bajo la actual calle, por lo que la anterior era mucho más estrecha y con una orientación que coincide con la de otros restos de la ciudad romana de València.

En la pared medianera con la Casa Vestuario, ha salido a la luz el antiguo muro, que alcanza dos plantas de altura, construido con la técnica del tapial y que data del siglo XIV. Gracias a su gran valor patrimonial y plástico quedará finalmente visible e integrado en el futuro edificio de la administración autonómica.

Los trabajos han recuperado también restos del pasado islámico de la ciudad como una fuente rodeada de tuberías cerámicas, una canalización de suministro de agua, posiblemente derivada de la Acequia de Rovella, y diversas estancias de un edificio cuya interpretación se encuentra en fase de estudio, a la espera de poder verificar si pertenecen a unos antiguos baños árabes de los que se tiene constancia en el entorno del actual Palau de Calatayud.

Otro descubrimiento islámico que ha aflorado es un muro que progresa en el alzado de las paredes del actual inmueble. Se trata de un hallazgo de gran relevancia, ya que salvo los restos de la antigua muralla musulmana, son pocos los muros de esa época conservados en altura en València. Todos los edificios de ese periodo fueron eliminados progresivamente tras la conquista cristiana de la ciudad.

La labor de los arqueólogos ha proporcionado más evidencias de la antigua ciudad romana. A una profundidad próxima a los cuatro metros, ha aparecido una porción de pavimento romano de época imperial (siglos I y II d. C.).

Además, se ha recuperado un fragmento de inscripción con letras romanas que forma parte del cimiento de un muro de época califal del siglo X que podría pertenecer a una lápida honorífica que hace referencia a los "veterani et veteres", dos grupos de población que gobernaron la Curia de la ciudad.

Los 'veteres' eran los descendientes de los primeros pobladores, que llegaron a la ciudad en el siglo II a. C., mientras que los 'veterani' eran los soldados licenciados llegados a València en la época de Augusto, aproximadamente a finales del siglo I a. C.

La intención del Gobierno autonómico es que el conjunto arqueológico sea visitable por parte de la ciudadanía y, al mismo tiempo, compatibilizarlo con fines administrativos.

El proyecto del Consell pretende integrar estos hallazgos arqueológicos de la calle Micalet, junto con otros elementos patromoniales como los del Centro Arqueológico de La Almoina, el Museo Catedralicio, la cripta de San Vicente o los restos conservados en el Palau de l'Almirall.

La Junta señalizará los campamentos romanos de Renieblas


La Dirección General de Patrimonio Cultural ha licitado los trabajos de señalización de los campamentos romanos de Renieblas, declarados en 1998 Bien de Interés Cultural con categoría de Zona Arqueológica, con una inversión estimada de 15.000 euros, con cargo a los Fondos FEDER. Los ejércitos acampados en Renieblas participaron en la conquista de Numancia.

La intervención tiene como objetivo promover la divulgación de estos espacios, utilizando la senda peatonal recientemente realizada por el Ayuntamiento de Renieblas y la Diputación Provincial de Soria, con un recorrido de unos dos kilómetros de oeste a este, y que en su inicio, al lado de la carretera provincial SO-P-1001 (punto kilométrico 11,20), cuenta con una zona de aparcamiento.

El trabajo licitado contempla la redacción de un proyecto de señalización de los restos más destacados del entorno por donde discurre la senda, que incluirá: número y diseño de las señales, texto, material gráfico (ilustraciones, fotografías, etc.), códigos QR (en su caso) y ubicación, así como la ejecución y colocación de las señales. Para todo ello, se tendrá en cuenta el entorno natural del yacimiento.

Se plantean tres tipos de señales: carteles con información general sobre los campamentos y la ruta, flechas indicativas del recorrido y atriles informativos que se situarán junto a los elementos arqueológicos más significativos por los que discurre la ruta, en los que se incluirá información sobre las estructuras y su contexto histórico.

Campamentos muy significativos
El yacimiento de Renieblas es esencial para comprender las primeras fases de la conquista de la península y para analizar cómo Roma creó un sistema en las provincias más antiguas para abastecer de comida, armas y moneda a los soldados desplazados por primera vez fuera de Italia.

Los campamentos romanos de ‘El Talayón’ o ‘La Gran Atalaya’ de Renieblas, unos de los más antiguos e importantes del Mediterráneo, estuvieron implicados en el asedio del asentamiento celtibérico de Numancia. La caída de este asentamiento permitió a los ejércitos romanos avanzar hacia el interior y conquistar una buena parte de la península ibérica, durante los siglos II y I antes de Cristo.

Fueron objeto de varias campañas de excavación realizadas por Adolf Schulten, entre 1905 y 1912, quien identificó restos de cinco campamentos. El elevado número de piezas exhumadas durante sus trabajos es muestra de su potencial para documentar los distintos aspectos de la cultura militar romana de época republicana y de la vida cotidiana en el campamento.

En una superficie mayor de cien hectáreas se conservan las estructuras correspondientes a cinco campamentos. Son unos de los pocos campamentos republicanos que se han conservado y proporcionan, por ello, una información muy valiosa del ejército en esa etapa. El hallazgo de estructuras en los campamentos de ese momento es muy excepcional, sobre todo si tenemos en cuenta sus dimensiones: sólo el campamento V tiene casi 60 hectáreas, siendo uno de los más extensos documentados de esa etapa.

El campamento I (de mayor antigüedad) es el peor conservado, aunque se sabe que medía en uno de sus ejes 345 metros. El II mantiene un poco mejor sus estructuras en su lado norte, donde se pueden distinguir dos puertas. El III, de 970 por 730 metros, está rodeado por un terraplén de tres metros y en él se pueden apreciar vestigios de las torres y las puertas. El campamento IV tiene 59 hectáreas y seis puertas, pero se conservan pocos restos. En el campamento V se ha excavado el muro norte, de 925 metros, un muro doble de cuatro metros de ancho y dieciséis torres. El muro este mide 260 metros y tiene tres torres y una puerta.

La cronología de los campamentos ha sido objeto de polémica entre los investigadores en los últimos años, debido a la ausencia de excavaciones arqueológicas llevadas a cabo de acuerdo con estándares modernos. En la época de Schulten no se excavaba utilizando técnicas modernas para estudiar el contexto arqueológico de las construcciones y los materiales arqueológicos, y la interpretación se basaba fundamentalmente en los datos aportados por las fuentes antiguas.

Desde hace dos años, un equipo de la Universidad de Duke (Carolina del Norte) está realizando nuevas campañas de excavación en el marco de un proyecto de investigación bajo la dirección de Alicia Jiménez Díez (Duke Univesity), Jesús Bermejo Tirado (Universidad Carlos III de Madrid) y Martín Luik (L.M.U. München), que tiene como objetivo estudiar la estratigrafía del yacimiento para aportar una cronología basada en datos arqueológicos, que además permitirá conocer el papel del ejército en la creación de las primeras provincias y el Imperio Romano.

El yacimiento de Renieblas ha sido objeto de numerosas publicaciones científicas, destacando las monografías de M. Luik (2002), en las que se revisan todos los materiales hallados en Renieblas y conservados en el museo de Maguncia.

sábado, 27 de mayo de 2017

ABC:Una misión española halla un gran dintel grabado del Reino Medio


La misión arqueológica de la veteranísima egiptóloga española Carmen Pérez Die, con varias décadas a sus espaldas excavando Egipto, sigue ofreciendo nuevos descubrimientos. El Ministerio de Antigüedades egipcio ha anunciado hoy el hallazgo de un gran dintel de granito rojo durante las excavaciones en el templo de Heryshef, en el yacimiento de Heracleopolis Magna.

La pieza de granito, hallada durante la 51 temporada de la misión arqueológica hispano-egipcia del Museo Arqueológico Nacional de Madrid, estaba adornada con dos cartuchos grabados con el nombre del faraón del Reino Medio Sesostris II (hacia el 1895 - 1889 a.C). «Este descubrimiento es muy importante porque la presencia de este dintel grabado con el nombre de Sesostris II en el templo de Heryshef prueba el interés de este faraón en este área, y la zona de Fayum en general», ha apuntado el director del departamento de Antigüedades del Ministerio, Mahmud Afifi. Sesostris II, faraón de la Dinastía XII construyó la pirámide de Lahun, a 10 kilómetros del templo de Heryshef.

La directora de la misión, Carmen Pérez Die, ha añadido que su equipo ha continuado las excavaciones en la zona noroeste de Heracleópolis Magna, que fue capital de Egipto durante dos dinastías antes que Tebas (actual Luxor), donde han hallado varios restos arquitectónicos nuevos de la dinastía XVIII (hacia el reinado de Tutmosis III, 1479 -1425 a.C.) y de Ramses II (1279 - 1213 a.C.).

Heracleópolis Magna (en la provincia moderna de Beni Suef), pese a haber sufrido años de expolio que han diezmado sus restos faraónicos, es uno de los yacimientos más grandes del país, lleno de templos y necrópolis.

viernes, 26 de mayo de 2017

National Geographic:Los romanos vuelven a Tarragona


Este no es un viaje normal; se trata de un viaje en el tiempo para vivir en primera persona como un auténtico romano. Y es posible gracias a Tarraco Viva, el festival romano de Tarragona. Estos romanos no están locos, y aprender con ellos nunca fue tan divertido.

Nueva edición de Tarraco Viva
La divulgación histórica es el objetivo del exitoso festival cultural. Estas jornadas se empezaron a organizar en el año 1999 como apoyo ciudadano a la candidatura de Tarraco, la antigua ciudad romana de Hispania, como Patrimonio Mundial de la UNESCO. Fue tal el éxito que no ha dejado de repetirse años tras año hasta convertirse en una referencia internacional.

Del 15 al 28 de mayo, las calles, plazas y los principales monumentos arqueológicos de Tarragona, se convierten en el espacio de más de 430 actos públicos, gratuitos o de precios populares. Conciertos con instrumentos de la época, recreaciones históricas que te llevarán de paseo con el filósofo Demócrito o a presenciar el ritual de la momificación, lecturas, talleres, exposiciones, juegos, ferias, y gastronomía, para que conozcas Tarraco en la mesa. El programa de actividades del 2017, que se puede consultar en su web, cuenta con 180 páginas; pero, tranquilos, el de bolsillo, apenas son 92 páginas.

Este año, la XIX edición del festival, tiene como tema principal la relación entre Roma y Grecia. No se entiende una sin la otra, por lo que durante los eventos se analizará de qué modo se influyeron ambas civilizaciones. “La Grecia conquistada a su fiero vencedor conquistó e introdujo las artes en el agreste Lacio”, dejó escrito el poeta Horacio en una de sus Epístolas. Grecia se convirtió en maestra de los nuevos dueños del mundo.

Adriano, el emperador viajero
La helenización de la propia Roma empezó por sus élites, con Adriano como uno de sus máximos representantes. No obstante, en la edición de este año del festival destaca la figura del controvertido emperador.

Adriano pasó más de la mitad de su reinado viajando por todos los rincones del Imperio Romano: desde Britania e Hispania hasta las ciudades del oriente griego, las fronteras del Rin y del Danubio, Armenia, Turquí, Siria, y en muchos de los lugares que visitó, el emperador inauguró edificios, monumentos, caminos, fundó ciudades. De forma muy probable, Adriano visitó Tarraco en el invierno de 122-123 d. C. y celebró en ella un conventus para Hispania.

Conjunto arqueológico de Tarraco
Aquella Tarraco, fundada en el 218 a.C., que vio Adriano es la que podremos conocer nosotros durante el festival. Las actividades se desarrollarán en un marco espléndido, a orillas del Mediterráneo, con algunas de las mejores playas de la Costa Daurada cerca para una excursión. En el conjunto arqueológico de Tarraco, la antigua capital de la Hispania Citerior, se reservan algunos lugares emblemáticos para los eventos.

El circo romano de Tarraco, que mandó construir el emperador Domiciano, ya no es el escenario de los juegos teatrales o de las carreras de cuadriga, sino que lo ocuparán los participantes de una de las actividades programadas. Igual ocurrirá con el Anfiteatro, las murallas romanas, el Portal del Roser, el Pretorio, el antiguo ayuntamiento, y algunos otros de los lugares protegidos y declarados como Patrimonio de la Humanidad.

Obélix decía que los romanos estaban locos. En todo caso, los de Tarraco solo son unos locos de la divulgación histórica. Es la única forma de preparar con éxito un viaje como éste remontándonos en el tiempo. ¿Nos vamos a disfrutar como romanos?

jueves, 25 de mayo de 2017

ABC:Segóbriga vista como en tiempo de los romanos


Segóbriga es una de las ciudades romanas mejor conservadas de España. El espacio sobre el que se ubica la ciudad, impulsada por el emperador Augusto, estuvo ya habitado por culturas prerromanas, como demuestran yacimientos próximos atribuidos a los celtas y que posteriormente serían romanizados. El Parque Arqueológico, gestionado por la Diputación de Cuenca, recibe más de 150 visitantes diarios que recorren lo que en otros tiempos fueron el anfiteatro, teatro, circo, foro, termas, acueducto o necrópolis contemplando, hasta donde les alcanza la vista, las ruinas de lo que un día fue una gran ciudad romana.

Pero, a partir de ahora, algo va a cambiar en este recorrido por la historia gracias a un nuevo catalejo que introduce la realidad aumentada para mostrar a los visitantes con todo detalle una recreación de los edificios que componían la zona norte de esta ciudad, en la que se han localizado estructuras de los siglos I y II a.C.

El nuevo catalejo de Segóbriga ha llegado aún más lejos en el uso de la realidad aumentada para mejorar la experiencia del turista, aplicando lo que se conoce como «realidad aumentada dinámica». Un pequeño ordenador con un visor a modo de «telescopio» relaciona las imágenes reales con la localización geográfica, y las combina con una detallada reconstrucción de los edificios de la zona norte de la antigua ciudad.

Rosario Cebrián, la arqueóloga que dirige actualmente este parque, ha sido la encargada de supervisar todas las reconstrucciones digitales que se pueden ver a través del catalejo desarrollado por el equipo de I+D+i del Grupo Tragsa. Nada se ha dejado al azar: los edificios, sus decoraciones e incluso la vestimenta de los ciudadanos romanos que los visitantes podrán conocer desde el catalejo son una fiel reproducción de lo que se cree que un día fue la realidad de una importante ciudad romana.
App Caminos Naturales

No es la primera vez que la realidad aumentada se cuela en la vida de los turistas para proporcionarles experiencias mucho más completas. Una de las primeras aplicaciones promovidas por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente que hizo uso de la realidad aumentada con fines turísticos fue la App Caminos Naturales: diseñada especialmente para senderistas y turistas de naturaleza, no solo incluyó más de una quincena de recorridos descargables de entre los promovidos por el Ministerio por su interés natural, sino que además se instalaron «etiquetas» que, gracias a la geolocalización, indican al caminante los puntos de mayor interés a medida que recorre la ruta.

También el Gobierno Vasco apostó por la realidad aumentada para promocionar el estuario superior del río Oka, en la provincia de Vizcaya, un paraje de gran patrimonio natural y cultural. La App Urdaibai Oka recoge hasta nueve rutas distintas para recorrer los pueblos de la zona, mientras unas flechas virtuales guían al senderista indicándole qué camino tomar en cada momento.

miércoles, 24 de mayo de 2017

El País:Un español entre los guerreros de Xian


¿Fueron los artesanos de Xian, los fabricantes de los famosos guerreros de terracota hace 2.200 años, pioneros en el arte de conservación de armas blancas? Este es uno de los grandes secretos que guardan aún las imponentes estatuas desde que fueron descubiertas en los años setenta, los guardianes en la eternidad del primer emperador chino, Qin Shihuang. Y es el misterio que el arqueólogo español Marcos Martinón-Torres (Orense, 1977) y el equipo que codirige esperan desvelar en los próximos meses.

Las armas encontradas junto a esos gigantes de arcilla son reales y letales. Las lanzas, espadas y puntas de flecha aún pueden cortar si se las toca sin cuidado. Un estado de conservación que ha chocado a los expertos desde el primer momento, y que aún no ha sido posible explicar con certeza.


“Los bronces prehistóricos tienen ese color verdoso de la corrosión, están porosos… Sin embargo, aquí la mayoría de las armas (lanzas, espadas y puntas de flecha) todavía brillan, todavía están afiladas” como si no hubieran pasado dos milenios por ellas, explica Martinón-Torres en una visita de estudio a las excavaciones en Xian. Como catedrático del Instituto de Arqueología del University College de Londres, codirige un proyecto de colaboración interdisciplinar con el museo del mausoleo y lleva más de una década estudiando estos guerreros.

El uso de cromo para evitar la corrosión es algo que se descubrió en Occidente en los años veinte del siglo pasado. Pero para sorpresa de los arqueólogos, los análisis iniciales inmediatamente después del descubrimiento, luego confirmados, mostraron la presencia de cromo en las hojas de esas armas.

“El tratamiento con cromo para prevenir la corrosión es un proceso que se hace en la actualidad. Es un proceso que se creía haber descubierto en los años veinte y que quizá los artesanos chinos ya realizaban sobre sus armas” con siglos de adelanto, explica el experto español. Tras un intenso trabajo, adelanta, “estamos a punto de concluir si esto es así, verificar si hay cromo, si ese cromo es deliberado y si ese es el motivo por el cual las armas están tan bien conservadas. En los próximos meses esperamos tener una respuesta un poco más definitiva y que nos permita resolver ese misterio”.

Será un nuevo avance en una cadena de hallazgos relacionados con los guerreros que no parece tener fin. “Siempre hay cosas nuevas”, explica Martinón-Torres, “objetos nuevos y descubrimientos que no nos esperábamos”.

Es una opinión que comparte Shen Maosheng, el director general de las excavaciones, que cita entre sus hallazgos predilectos “una matriz para producir botones”. “Es muy pequeña y no está hecha de oro ni de plata, pero para nosotros es un objeto muy importante”.

El equipo ya había logrado notables descubrimientos. Pudo determinar que, en lugar de una enorme cadena de montaje, los miles de guerreros se fabricaron en numerosas unidades de producción, pequeños talleres, en diferentes emplazamientos. Cada taller confeccionaba cada elemento de la escultura -piernas, cuerpo, cabeza-, que personalizaba mediante sellos de marca, cambios en la expresión facial o el peinado. Cada estatua es diferente de las demás.

Algunos expertos han conjeturado con la posibilidad de que hubiera influencia griega en estas esculturas. Un grupo de acróbatas muestra una musculatura que puede evocar un estilo helenístico. “El que haya influencias entre el este y el oeste no debería de sorprendernos… lo raro sería que no las hubiese”, matiza el experto orensano, dado que el mundo griego tras Alejandro Magno llegaba a lo que hoy son partes de India o China. Es posible, concede, que algún artesano de territorios helenísticos llegara a Xian. “Pero no podemos caricaturizar la historia y pensar que vino un artesano de Atenas. Aquí hay muchos elementos de la tecnología y la artesanía que son claramente locales”, puntualiza.

Hasta el momento, se han localizado más de 7.000 guerreros, de los que se han excavado apenas unos 1.500, y decenas de caballos. Pero el potencial es enorme. El terreno del mausoleo es de unos 100 kilómetros cuadrados -más de 70 veces el jardín del Retiro-, explica Martinón-Torres, de los que solo se han excavado unos 400 metros cuadrados, una ínfima parte. Las fuentes históricas hablan de un ejército de un millón de soldados. Shen calcula que hay “unas 180 fosas”, y quizás cerca de 8.000 estatuas de caballos.

Y es posible que haya figuras de otro tipo. El túmulo principal, donde se encuentra la tumba del Emperador Amarillo, oculta bajo tierra una pirámide de 51 metros de altura. Dentro de ella, a su vez, los expertos han podido determinar la existencia de muros, y quizá unos canales, aunque sin la posibilidad de excavar -está prohibido por temor a arruinar los posibles hallazgos- es imposible determinar exactamente qué hay ahí dentro.

El historiador Sima Qian apuntaba, ya un siglo después, que la tumba contenía gemas maravillosas e incluso ríos de mercurio en perpetuo movimiento. Los análisis arrojan una alta concentración de este elemento, algo que echa a volar la imaginación. “Es sugerente”, admite Martinón-Torres, aunque llama al escepticismo. “También tienes mercurio en el cinabrio, que es el pigmento rojo que en la China del periodo se utilizaba para pintar muchas cosas”.

martes, 23 de mayo de 2017

Descubren un campamento romano de las Guerras Cántabras en Castañeda


Arqueólogos cántabros han sacado a la luz un nuevo campamento militar romano en un lugar conocido como La Cabaña, en el municipio de Castañeda. La campaña, dirigida por el arqueólogo Enrique Gutiérrez Cuenca, con la colaboración de José Ángel Hierro Gárate, Rafael Bolado del Castillo y Eduardo Peralta Labrador, ha reunido numerosos testimonios (una moneda, una fíbula omega o una vaina de puñal labrada), que permiten datar el asentamiento en el año 25 a. de C., coincidiendo con las Guerras Cántabras. Por otro lado, esta misma loma fue el escenario de una contienda con el ejército italiano en el año 1937.

A pesar de que el yacimiento estaba "muy alterado" por un incendio forestal ocurrido en 2015, durante la prospección se ha conseguido recuperar valiosas piezas, "que confirman el carácter militar y la cronología del yacimiento", fijándolo en este periodo convulso de la historia entre el 29 y el 19 a.de C. Así, según describen los investigadores, se ha encontrado una moneda romana de bronce acuñada en la Colonia Lépida Celsa (Velilla del Ebro, Zaragoza) entre los años 44 y 36 a. de C., una pieza de suspensión de una vaina de puñal fínamente decorada y una fíbula en omega –broche que utilizaban los romanos para sujetarse la vestimenta– y que ya descansan en el el Museo de Prehistoria y Arqueología (Mupac) para su estudio, restauración y exposición.

Además, también han aparecido otros útiles usados por los legionarios como una dolabra –un tipo de herramienta para cavar fosos– o parte de un molino de mano portátil para moler la ración diaria de cereal.

El recinto tiene una extensión de dos hectáreas, "superficie suficiente para alojar a unos 1500 hombres", describen. Además, las estructuras mejor conservadas definen una línea "triple de fosos y terraplenes en la zona norte" y se completaban con una fortificación "más sencilla".

También, junto al yacimiento, una prospección previa mediante fotografía aérea permitió localizar otro posible campamento "de mayor tamaño" a poco más de un kilómetro hacia el sur, en el barrio de Pando (Santiurde de Toranzo). De hecho, ambos fueron incluidos en la obra colectiva ‘Las Guerras Astur-Cántabras’ en 2015.

Además, los dos asentamientos están en relación visual tanto con los del Campo de Las Cercas y Cildá, o el castro de la Espina del Gallego, "que forman parte del mismo dispositivo militar romano, en la otra orilla del Pas", describen.

A juicio de este equipo de arqueólogos, el hallazgo de La Cabaña es en sí mismo, una "evidencia arqueológica" que permitiría situar "en la Bahía de Santander" el mítico Portus Victoriae, cuya existencia describía ya Plinio el Viejo, pero del que existen varias teorías sobre su posible situación geográfica. "Su ubicación, a menos de 20 kilómetros de la bahía, vincula este establecimiento militar con el desembarco de tropas romanas que hizo posible la conquista de Cantabria por Roma", afirman.

Operación de salvamento

Gutierrez Cuenca y sus colaboradores pusieron también el acento en el peligro que ha corrido La Cabaña, debido a un incendio forestal en 2015 y los trabajos posteriores de acondicionamiento "que se llevaron a cabo sin supervisión arqueológica", dejando el yacimiento "muy alterado". Todo ello a pesar que, en 2014, ya habían avisado a Cultura de la existencia de los mismos. La actuación ha consistido en una "operación de salvamento" con el objetivo de documentar y recuperar los restos "que la maquinaria pesada se había llevado por delante", con autorización de Cultura y financiada por los arqueólogos.

Durante los trabajos, también se ha recuperado material importante de la Guerra Civil, ya esta misma loma fue el escenario de una batalla entre la División Littorio (italiana) y algunas unidades republicanas.