viernes, 15 de diciembre de 2017

National Geographic:Descubierto un bloque de piedra de época romana en el centro de Maguncia (Alemania)


Un imponente bloque de piedra de época romana, del siglo I d.C., ricamente decorado con relieves, entre ellos una vasija y la cola de una serpiente, ha aparecido durante unos trabajos de construcción y restauración en el Deutschhaus de Mainz (Maguncia), la sede del Parlamento Regional de Renania-Palatinado, en Alemania, según informaron ayer la Agencia Alemana de Prensa (dpa) y medios nacionales. También se han descubierto otras piezas de valor como una moneda romana de oro, restos de cerámica e incluso un dado medieval.

Los arqueólogos del estado federado de Renania-Palatinado creen que una piedra de semejante tamaño, y de aproximadamente una tonelada de peso, sugiere la antigua presencia de un una estructura monumental, mucho más grande que el templo de Isis, cuyas ruinas fueron descubiertas en el año 2000 en el centro de Mainz, la antigua Mogontiacum romana. El bloque de piedra formó parte de la esquina de un gran edificio cuya calidad escultórica parece evidente; pudo formar parte de una estructura sagrada como un altar o una tumba.

jueves, 14 de diciembre de 2017

National Geographic:El escaneado de 4 momias egipcias de Qubbet el-Hawa revela sus secretos


Cuatro momias de la necrópolis de Qubbet el-Hawa, situada justo enfrente de la moderna ciudad de Asuán, han sido examinadas con un escáner de última generación en el Hospital Universitario de Asuán: dos momias completas del período tardío de Egipto con sus vendajes intactos y unos espectaculares sudarios de cuentas de fayenza de múltiples colores; y dos momias mucho más antiguas, una de finales del III milenio a.C. y la otra de comienzos del II milenio a.C., en torno al 1950 a.C., con vendajes pero con reducidas osamentas. El estudio de las momias ha sido realizado por la Universidad de Asuán y en estrecha colaboración con el Proyecto Qubbet el-Hawa de la Universidad de Jaén, según informó esta última universidad el jueves pasado.

La avanzada metodología empleada no ha sido invasiva y ha permitido estudiar con detalle la totalidad de las momias, mucho mejor aún que con los métodos tradicionales, que siempre conllevan una pérdida de la integridad del paquete funerario, con destrucción al menos parcial de los vendajes y de parte de la momia. La reconstrucción mediante un software específico de la Universidad de Granada ha permitido conocer el rostro y los detalles más pequeños de las momias del período tardío de Egipto: una de un niño llamado Hor-udya, quien murió aproximadamente a los nueve años de edad, cuando aún no se había completado la dentición definitiva; y otra de una joven llamada Dedusatet, quien falleció aproximadamente a los 25 años de edad. Dedusatet era de tipo negroide, poco robusta, en vida sufrió diversas carencias nutricionales y, además, presentaba un desgaste muy acusado de los dientes. Ambos individuos probablemente murieron de un proceso infeccioso agudo, según los antropólogos físicos del equipo.

El estudio de las momias más antiguas, que muestra la evidencia de un cáncer de mama en una mujer y de un mieloma múltiple en un hombre, ha permitido confirmar el diagnóstico con precisión y verificar que estas enfermedades, los dos casos más antiguos que se conocen hasta ahora en el mundo, ya formaban parte de la vida humana en unas épocas tan remotas. También se ha podido constatar que hubo diferentes métodos de momificación en la necrópolis de Qubbet el-Hawa, en la frontera sur del Egipto faraónico, y que sólo las momias del período tardío encajan con las descripciones que recogió el historiador griego Heródoto en el siglo V a.C.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

ABC:Descubren un tesoro de monedas romanas de oro y plata en una mina de Huelva


El servicio de Patrimonio de Atalaya Mining, empresa propietaria del proyecto Riotinto, ha descubierto un tesoro de más de 40 monedas romanas de oro y plata, principalmente de época de Nerón y Trajano, durante una intervención arqueológica en los terrenos de la mina onubense.

Los técnicos han datado el hallazgo entre fines de los siglos I y II d. C, de lo que parece que es un tesoro escondido, cuyo dueño nunca pudo recuperar, ha informado la compañía minera en un comunicado. El descubrimiento se hizo durante la intervención arqueológica preventiva de una zona donde se instalará una nueva estructura metálica. Uno de los arqueólogos de Atalaya encontró mientras trabajaba en el yacimiento un conjunto de monedas, en su mayoría agrupadas, ya que posiblemente estaban originalmente dentro de una bolsa de cuero.

Por otra parte, la compañía ha informado del inicio de las excavaciones arqueológicas en el yacimiento romano de Corta del Lago, relevante para tener un mejor conocimiento de la antigua ciudad romana de Urium. Dicho yacimiento se sitúa al norte de la mineralización, en el entorno de la antigua corta del mismo nombre, la excavación tiene una extensión de 3.391 metros cuadrados y durará al menos 18 meses.

El objetivo de la intervención es completar la información histórica y arqueológica de la evolución urbanística de este asentamiento, el más complejo de Riotinto, y obtener una secuencia de las diferentes fases históricas, e identificando su topografía original. Finalmente se analizará el registro artefactual arqueológico, correlacionado con las distintas fases constructivas y niveles sedimentológicos para aportar una valoración cronológica y cultural e identificar las actividades económicas y de explotación y transformación del medio asociadas a un marco cronológico.

El asentamiento

Corta del Lago, situado en el conocido como Llano de los Tesoros, es uno de los asentamientos de mayor relevancia de la zona y su importancia como yacimiento radica en que es el único de la Faja Pirítica donde se dispone de secuencia estratigráfica desde el Bronce Final Inicial hasta el siglo IV d. C. y que podría llegar al siglo V. Es conocido desde los trabajos de Luzón y Ruiz en 1970 y en décadas posteriores diversos expertos siguieron trabajando en varias fases, la última entre 1985 y 1990, desarrollando campañas de excavación.

martes, 12 de diciembre de 2017

El País:El legado íbero estrena museo en Jaén


La antigua cárcel de Jaén, donde se registraron algunos de los más trágicos episodios de la represión franquista, resucita transformada en un edificio de arquitectura contemporánea después de 19 años de proyecto y una inversión de 27 millones de euros aportados por la Junta de Andalucía y la UE. Albergará 3.500 piezas recopiladas en esta comunidad, donde se encuentra el principal yacimiento de España de esta cultura, que endiosó a la mujer y santificó al hombre. Aquel legado convertirá al museo de Jaén en la mayor referencia mundial sobre este antiguo pueblo.

El Rey ha inaugurado una primera muestra de casi 500 metros cuadrados con unas 300 piezas agrupadas en un relato arqueológico denominado La dama, el príncipe, el héroe y la diosa. A los íberos no solo les debemos el nombre de la península. Herramientas agrícolas que aún se usan, técnicas de alfarería, el cultivo de la vid, el olivo o los almendros así como las casas con patio tienen sus raíces en esta cultura que habitó desde el Guadalquivir hasta Francia desde el siglo IV antes de Cristo hasta la dominación romana.
Esta exposición, conformada por piezas de las que el 40% no se ha exhibido nunca y son fruto, en su mayoría, de investigaciones y excavaciones de los últimos años, parte de una vasija griega hallada en la tumba de un aristócrata íbero en la necrópolis de Piquía (Arjona-Jaén). Según relata Antonio Ruiz, comisario de la muestra, la crátera muestra a un héroe (el príncipe), que se identifica con Heracles, y a una dama, Helena, en el baño previo a su boda (“su despedida de soltera”, bromea) así como los episodios posteriores. Es una introducción a un itinerario que reseña la cultura de este pueblo.

El héroe se representa con dos de las figuras principales halladas en El Pajarillo (Huelma, Jaén): un amenazante lobo que iba a devorar a un joven y una escultura de un hombre que oculta una falcata (espada) entre sus ropas, con la que mató al animal. Este relato ilustra el tránsito de la fuerza a la estrategia, el recorrido de la cultura íbera para convertirse en un pueblo con poder económico, territorial y social en la península.

La muestra reivindica también el papel crucial que desempeñó la mujer en esta cultura, que asumía el carácter femenino de la deidad. “La mujer no estaba sometida a la línea genealógica del hombre sino que era fundamental en el sistema cognaticio [parentesco] para dar coherencia y seguridad al linaje y a la riqueza”, explica Ruiz. El comisario destaca cómo las mujeres eran claves en la estructura política, social, económica y religiosa de aquellos antepasados. “La mujer ha estado oculta en los museos”, añade Concha Choclán, directora de este museo de Jaén y entusiasmada con la visión de género de la cultura íbera que centrará los 11.152 metros cuadrados expositivos, de los cuales, la colección permanente ocupará 2.500. El resto se destina a zonas administrativas, de investigación, talleres, aulas, salón de actos, restaurante, tienda y todo lo necesario para que, según espera la directora, los ciudadanos “se apropien del edificio”.

Choclán ya tiene en mente dos exposiciones temporales para 2018 y tres congresos. Con un equipo de cinco técnicos y otros tantos asistentes de sala, ha dado forma a los itinerarios educativos que desde este lunes recorrerán cientos de estudiantes. No se ha fijado ningún objetivo de visitas y se ha centrado más en devolver a la ciudadanía el esfuerzo por hacer realidad este complejo, impulsado por asociaciones culturales, la Universidad de Jaén y las instituciones. Se siente orgullosa de que la demanda mayoritaria de los vecinos para dar uso a este espacio, en pleno centro de la ciudad, fuera cultural.

A partir de este lunes, los interesados en aquella época podrán disfrutar de la cota de malla más antigua hallada en España, semillas milenarias, el grupo escultórico de Cerrillo Blanco, de Porcuna (Jaén), el busto de Baza (Granada), aún con restos de policromía, una caja de dote grabada con filos de oro, el ajuar de Fuente de Piedra (Málaga), el Guerrero de doble armadura o las figuras denominadas Oferente con cápridos, Antepasada con criatura, Grifomaquia, Antepasado con manípulo y La dama de Torres.

UN LUGAR PARA LA MEMORIA
Los terrenos del Museo Íbero fueron adquiridos en 1927 por la Diputación de Jaén para que el Gobierno construyera una cárcel. La represión franquista llevó hasta el límite este recinto, donde 4.000 reclusos abarrotaron las celdas, previstas inicialmente para un centenar de presos. Un nuevo centro penitenciario construido en 1991 dejó sin uso este edificio y en 1998 nació la idea de museo que acaba ahora, tras dos décadas que han incluido litigios y desencuentros finalmente salvados.

Concha Choclán, como directora del centro que hoy ocupa el espacio, ha luchado para que la etapa de la represión franquista, así como el paso de los principales terroristas de ETA, no se pierdan en la memoria con el nuevo proyecto, que comenzaron Rafael Moneo, Luis Enguita Mayo, Álvaro Soto y Javier Maroto, pero que han culminado media docena de arquitectos más.

El intento de preservar parte del inmueble de la antigua cárcel fue imposible por la inestabilidad de las estructuras. Pero Choclán cree que, aun así, el nuevo museo debe preservar parte de la historia de la prisión. En el futuro, una de las salas estará dedicada a la memoria.

lunes, 11 de diciembre de 2017

ABC;El majestuoso santuario de Hatshepsut abre sus puertas por primera vez


El majestuoso santuario de Amón Ra, el lugar más sagrado del templo construido por la legendaria faraona Hatshepsut hace 3.500 años en Tebas, la capital del antiguo Egipto, ha abierto sus puertas al público por primera vez después de un proceso de restauración que se ha alargado medio siglo.

Las cuatro cámaras del pequeño santuario, profusamente decoradas, pero en desigual estado de conservación, fueron inauguradas este sábado por el ministro egipcio de Antigüedades, Jaled al Anani, y la misión de arqueólogos polacos responsable de concluir los trabajos.

Desde hoy, el público que acude a la zona de Deir el Bahari, en la orilla occidental del Nilo, no se encuentra la cuerda que siempre ha vedado el acceso a ese santuario, excavado en el granito, en la imponente pared de la montaña en la que se erige el Templo de Millones de Años de Hatshepsut y al que se accede después de subir la rampa que comunica las tres terrazas del complejo monumental.


Los turistas, sin embargo, no tendrán acceso a las últimas cámaras del recinto sagrado, para evitar posibles daños a los pigmentos y al pan de oro que todavía hoy recubre algunos relieves, según advirtió el ministro Al Anani en la ceremonia de inauguración, celebrada con la pompa de las grandes ocasiones.

El majestuoso santuario de Amón Ra, el lugar más sagrado del templo construido por la legendaria faraona Hatshepsut hace 3.500 años en Tebas, la capital del antiguo Egipto, ha abierto sus puertas al público por primera vez después de un proceso de restauración que se ha alargado medio siglo.

Las cuatro cámaras del pequeño santuario, profusamente decoradas, pero en desigual estado de conservación, fueron inauguradas este sábado por el ministro egipcio de Antigüedades, Jaled al Anani, y la misión de arqueólogos polacos responsable de concluir los trabajos.

Desde hoy, el público que acude a la zona de Deir el Bahari, en la orilla occidental del Nilo, no se encuentra la cuerda que siempre ha vedado el acceso a ese santuario, excavado en el granito, en la imponente pared de la montaña en la que se erige el Templo de Millones de Años de Hatshepsut y al que se accede después de subir la rampa que comunica las tres terrazas del complejo monumental.

Los turistas, sin embargo, no tendrán acceso a las últimas cámaras del recinto sagrado, para evitar posibles daños a los pigmentos y al pan de oro que todavía hoy recubre algunos relieves, según advirtió el ministro Al Anani en la ceremonia de inauguración, celebrada con la pompa de las grandes ocasiones.

El santuario está dividido en un pórtico de la época ptolomea (grecorromana), un vestíbulo y la llamada sala de estatuas, que consta a su vez de dos capillas que se comunican entre sí y dos pequeñas salas laterales poco mayores que una hornacina.

Hatshepsut ordenó el inicio de la construcción del santuario poco después de autocoronarse reina de Egipto, en torno al año 1473 a.C., tomando el poder que le correspondía a su sobrino e hijastro y a la postre sucesor, Tutmosis III.

La primera estancia, la mayor y más magnífica del complejo, tiene un techo abovedado en el que todavía se pueden apreciar la pintura y los relieves que imitan un cielo estrellado, y tres pequeños nichos en cada muro.

En este lugar se celebraba un momento importante del ritual dedicado al dios sol, la colocación en un pedestal de la barca de Amón Ra, que previamente había sido traída a hombros de los sacerdotes en procesión desde el Templo de Karnak, en la otra orilla del Nilo.

Los pasos de ese ritual y una imagen de la barca de Amón Ra aparecen retratados en los relieves de las paredes del vestíbulo, donde también se pueden ver las únicas imágenes que hay en todo el templo de Hatshepsut y la familia real.

La reina, que aparece representada con la barba ceremonial típica de los faraones, aunque con ropas femeninas, acompaña a su padre Tutmosis I, su medio hermano y marido Tutmosis II, una hija de la reina, Neferute, y su sobrino y ahijado, Tutmosis III.

La sala de las columnas, que como manda el canon egipcio es de menor tamaño que la anterior, está dedicada al propio Amón Ra y era el lugar donde se celebraban los rituales más sagrados a ese dios, según los arqueólogos.

La última estancia del complejo, la más estrecha y de menor altura, es la mejor conservada, donde se pueden ver unos bajorrelieves de figuras humanas en un estado casi perfecto, aunque la pigmentación de esas imágenes se ha ido difuminando con el paso del tiempo y es casi imperceptible.

Esa capilla también es conocida como la sala ptolomea, porque se usó como lugar de oración en la época grecorromana y posteriormente, fue usada con el mismo fin por monjes coptos.

La restauración de este santuario se ha extendido desde 1961, año en el que comenzó los trabajos la misión polaca, entonces dirigida por el arqueólogo Kazimierz Michalowski, en virtud de un acuerdo con el Gobierno egipcio de Gamal Abdel Nasser, próximo a la esfera soviética.

domingo, 10 de diciembre de 2017

National Geographic:La tumba de Anfípolis podría abrir al público en 2020


La misteriosa tumba de Anfípolis, excavada en 2014 en el túmulo de Kasta, el más grande descubierto en Grecia, podría abrir al público en 2020, según informó ayer Ekathimerini, basándose en unas declaraciones de Lydia Koniordou, la ministra de Cultura de Grecia. "Es un monumento muy complejo que requiere una restauración paso a paso y estudios adicionales dependiendo de lo que se descubra", explicó Koniordou el miércoles. Los trabajos de restauración serán financiados por la autoridad regional de Macedonia Central (1,5 millones de euros) y por la Cooperación Territorial Europea (1,3 millones de euros), más conocida como Interreg. Koniordou ha comentado que los fondos podrían ser suficientes para abrir la tumba a los visitantes,"pero no para realizar todos los trabajos necesarios".

Por otro lado, Greek Reporter anunció el lunes que un equipo de arqueólogos buscará el antiguo teatro de Anfípolis, como parte de un acuerdo entre el Ministerio de Cultura de Grecia, la autoridad regional de Macedonia Central y la municipalidad de Anfípolis. El acuerdo contempla el comienzo de las investigaciones para localizar el antiguo teatro de Anfípolis en una ubicación apta para semejante edificio, en una posición dominante sobre el estuario del río Estrimón y las montañas circundantes, según ha informado la Agencia de Noticias Ateniense-Macedonia. El Departamento de Geología de la Universidad Aristóteles de Salónica desarrollará un estudio geofísico, pues los investigadores sospechan que la orchestra y algunas de las primeras filas de asientos podrían estar bajo tierra.

sábado, 9 de diciembre de 2017

ABC:Descubren dos tumbas de la época del Imperio Nuevo en Luxor


Una momia, dos máscaras funerarias o frescos con la pintura intacta son parte de los tesoros de dos nuevas tumbas de la época del Imperio Nuevo (entre los siglos XVI y XI a.C.) excavadas en la necrópolis de Dra Abu al Naga, cerca de Luxor (sur), donde estaba la antigua Tebas, capital de los faraones.

Egiptó ha revelado el contenido de estos dos tesoros, en los que destaca la momia, en buen estado, una estatua de una cantante del dios Amún Ra y cientos de objetos de madera y cerámica. Un botín descubierto por una misión liderada por el arqueólogo Mostafa Waziri, que también es secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades.

Las tumbas probablemente pertenecían a altos funcionarios de la época, que todavía no se han podido identificar, y fueron inicialmente descubiertas en la década de 1990 por la arqueóloga alemana Frederica Kampp, pero todavía no habían sido excavadas.
El objeto más valioso de los encontrados es la estatua de unos 60 centímetros decorada con vivos colores, que representa a una mujer identificada como Isis Nefret, que fue hallada en una cámara de siete metros en la tumba denominada Kampp 150. Esa mujer fue, muy posiblemente, una cantante del dios Amún Ra, la principal divinidad para los egipcios, y era madre de la persona que fue enterrada en la tumba, que quiso homenajear a su progenitora dedicándole una cámara entera en su propio enterramiento, según explicó Waziri.

Los arqueólogos barajan que el propietario de la tumba podría tratarse de un escriba llamado Maati, cuyo nombre aparece junto al de su mujer Mehi en 50 conos funerarios. Otra hipótesis es que pertenezca a una persona llamada Djehuty Mes, cuyo nombre aparece labrado en una de las paredes, pero de la que se desconocen otros detalles.

La otra tumba, denominada Kampp 161, está ubicada a pocos metros, en la misma falda del cerro que domina la orilla oeste del valle del Nilo, y consta de una cámara de unos seis metros decorada profusamente con inscripciones jeroglíficas que, en opinión de Waziri, «parece que fueron pintadas ayer o hace un par de días».

Buen estado de conservación

El buen estado de conservación de los pigmentos se debe a que la tumba fue reutilizada, momento en el que se generó una capa de polvo o arena que ha protegido los colores durante más de tres milenios. En la cámara de ese enterramiento, que data de la XVIII dinastía, entre la época de los faraones Amenofis II y Tutmosis IV, se ha hallado la parte inferior de un sarcófago decorado con una escena de la diosa Isis levantando las manos.

Ambas tumbas, ubicadas en la pared de un cerro árido, a pocos kilómetros del Valle de los Reyes, contenían numerosos objetos funerarios, entre ellos piezas de mobiliario, conos, vajilla y cientos de «ushabtis», estatuillas que se colocaban en los enterramientos.

Este es el tercer hallazgo que se realiza este año en la necrópolis de Dra Abu al Naga, después de que se encontrara el mausoleo de un alcalde de la antigua Tebas, en abril, y el sepulcro de un orfebre que vivió en la XVIII dinastía, que contenía piezas de uno de los templos del dios Amón, que fue anunciado en septiembre.

En esta necrópolis se calcula que hay al menos 350 tumbas, en su mayoría pertenecientes a altos funcionarios que trabajaban al servicio de la corte del antiguo Egipto.