sábado, 17 de febrero de 2018

Se hallan por primera vez yacimientos romanos en la ciudad de Brno





Aunque la ciudad de Brno fue fundada en la edad media y no tiene un pasado romano, esto no significa que el territorio donde ahora se asienta no haya sido escenario de asentamientos de la Antigua Roma. Así lo demuestra el reciente descubrimiento de un equipo de arqueólogos de Brno, que gracias a las excavaciones preventivas relacionadas con la construcción de dos casas nuevas, han hallado el primer rastro de la presencia de soldados romanos en la ciudad. 

Los restos del antiguo campamento militar se encuentran en la calle Vojtová, no lejos del centro de la metrópoli morava. El arqueólogo Václav Kolařík de la empresa Archaia, a cargo de estas excavaciones, presenta el hallazgo. 


"Este campamento data de la época de las guerras marcomanas. Entre los años 166 y 180 de nuestra era, los romanos estaban en guerra con las tribus germánicas del Danubio Medio, y del norte también. Este campamento fue construido concretamente durante la ofensiva romana de entre 172 y 180". 


Durante el siglo II, los estragos causados por las invasiones de los pueblos bárbaros, especialmente los germánicos, en el Imperio Romano obligaron a los ejércitos romanos, liderados por el emperador Marco Aurelio, a adentrarse en los territorios bárbaros más allá control de Roma. 


Aunque la ciudad de Brno fue fundada en la edad media y no tiene un pasado romano, esto no significa que el territorio donde ahora se asienta no haya sido escenario de asentamientos de la Antigua Roma. Así lo demuestra el reciente descubrimiento de un equipo de arqueólogos de Brno, que gracias a las excavaciones preventivas relacionadas con la construcción de dos casas nuevas, han hallado el primer rastro de la presencia de soldados romanos en De esta forma se construyeron varios campamentos militares en lo que ahora es Moravia, la parte oriental de la República Checa, habitada en su momento por los marcomanos y los cuados. Ya antes se había descubierto un campamento romano en la ciudad de Modřice, cerca de Brno. Sin embargo, fue sobre todo el área del actual Břeclav, en Moravia del Sur, lo el escenario de las expediciones romanas contra los bárbaros, según lo explicado por Václav Kolařík.

En su camino hacia el norte del Danubio, los romanos construyeron campamentos que aseguraban su avance en el territorio bárbaro. En la República Checa, la concentración más grande de estos campamentos está cerca de los lagos de Nové Mlýny, en Mušov, y luego en Přibice e Ivañ. También se encontraron otros campamentos en Moravia Central, incluida Olomouc, cerca de las ciudades de Kroměříž, concretamente en Hulín. Hace dos años se encontró uno en Jevičko, ahora este de Brno y otro más en Modřice”. 


A diferencia del campamento de Mušov, donde se construyeron varios edificios de piedra, el campamento de Brno solo funcionaba como sitio temporal de poca capacidad y no podía albergar a más de una unidad de soldados romanos. Las tiendas, erigidas en un área de varios cientos de metros cuadrados, estaban protegidas por una empalizada.
"Fue uno de los puntos de apoyo de los romanos en su camino a las tierras bárbaras. Está ubicado en el río Svratka, cerca de un vado importante. El objetivo del campamento era vigilar este vado y así garantizar que los soldados romanos avanzaran discretamente hacia el interior del país. También funcionaba como una estación de suministro para unidades que ya habían cruzado el río". 


Pero para Václav Kolařík, este descubrimiento es importante también por otro motivo.

Aunque la ciudad de Brno fue fundada en la edad media y no tiene un pasado romano, esto no significa que el territorio donde ahora se asienta no haya sido escenario de asentamientos de la Antigua Roma. Así lo demuestra el reciente descubrimiento de un equipo de arqueólogos de Brno, que gracias a las excavaciones preventivas relacionadas con la construcción de dos casas nuevas, han hallado el primer rastro de la presencia de soldados romanos en "En los restos de los campamentos militares romanos, a veces es posible encontrar algunos objetos utilizados por los soldados. Estos descubrimientos son sin embargo raros. En Brno, descubrimos una olla de cerámica, utilizada probablemente por un soldado para preparar la comida. Esta olla se rompió y el soldado la tiró a la zanja que rodeaba la empalizada. También encontramos un ornamento de bronce que era parte de la armadura de los legionarios romanos". 


Las búsquedas en el yacimiento se completarán a mediados de enero. Los objetos encontrados serán depositados en el Museo de la ciudad de Brno.

viernes, 16 de febrero de 2018

ABC:Panoramix, mucho mejor que los druidas de ‘Britannia’


La conquista romana de Britania, la actual Gran Bretaña, es un acontecimiento histórico sobre el que tenemos muchos datos... pero solo por parte de los romanos. En realidad, desconocemos casi totalmente lo que ocurría al otro lado. Por eso, el problema de Britannia, la serie que emite actualmente HBO España, no está tanto en que históricamente sea precisa o disparatada, el problema está en que sus planteamientos visuales no siempre funcionan. Describe pueblos, hechos y costumbres que los creadores de la serie se tienen que inventar necesariamente porque casi no tenemos certezas históricas sobre ellos: su obligación es ser creíble, no rigurosa, porque en muchas de las cosas que cuenta no puede serlo.

La serie relata en nueve capítulos el principio de la tercera invasión romana de la isla, en el 43 de nuestra era, bajo el emperador Claudio, casi un siglo después del intento fallido de Julio César. Al tratarse de uno de los estrenos del año en la televisión británica, la prensa del Reino Unido ha publicado decenas de artículos sobre ella. Algunos reflexionan sobre si se trata, como Dunkerque o las películas sobre Churchill, de un ejemplo más del nuevo cine del Brexit: una isla invadida desde el exterior que tiene que defenderse sola. Y unos cuantos historiadores analizan, sin contemplaciones, su rigor histórico. Por ejemplo, Richard Alston, profesor de Historia Romana en el Royal Holloway College de la Universidad de Londres, se despacha en iNews con tres errores graves en el arranque del primer capítulo: Aulus Plautius, el conquistador romano interpretado por David Morrissey (el Gobernador de The Walking Dead), un personaje real, habla de El Cairo cuando la ciudad no se funda hasta 600 años más tarde, asegura que César intentó conquistar Britania una vez —cuando lo intentó dos— y sostiene que Roma es un dios, cuando en realidad es una diosa.

Pero Alston señala que esos errores tienen una importancia muy relativa porque la serie pretende ser una "alegoría sobre la libertad, el imperio y la civilización". Su problema, argumenta, es que se pierde en el relato de ficción, no en la historia. Otros autores insisten, en cambio, en que la descripción del funcionamiento del Ejército romano y de las tribus celtas que vivían en Britania antes de la llegada de los romanos ofrece hallazgos, tanto por el hecho de que tuviesen jefas guerreras como por su división y las luchas constantes entre clanes que refleja. En lo que coinciden casi todos los expertos (y el autor de estas líneas) es que el retrato de los druidas, una especie de monstruos tatuados de dientes afilados, es un desastre.

Allí, de nuevo, es imposible establecer el rigor histórico de la serie, porque de los druidas sabemos lo que decían de ellos sus enemigos, sobre todo autores romanos —casi nada bueno— y lo que ha revelado la arqueología —nada bueno: es muy posible que practicasen sacrificios humanos, como de hecho se ve en la serie, no eran precisamente simpáticos como en los tebeos de Astérix y Obelix—. Uno de los mayores expertos en el neolítico europeo, el francés Jean-Paul Démoule, escribe en su libro Les dix millénaires oubliés qui ont fait l'histoire (Los diez milenarios olvidados que construyeron la historia): "Los celtas disfrutan hoy de un gran fervor, no solo por cuestiones nacionales, sino nacionalistas, pero, a su pesar, se mezclan con todo tipo de divagaciones New Age sobre una supuesta antigua sabiduría druidica que se ha mantenido viva en secreto hasta nuestros días. Todavía hoy existen presuntos druidas que practican esas ceremonias, pero todas fueron reinventadas en el siglo XIX. Y se producen ante menhires y dólmenes... monumentos neolíticos 3.000 más antiguos que los galos". La serie cae en esa fascinación sin encontrar fórmulas visuales válidas.

Britannia esconde virtudes, incluso diría que ofrece momentos excelentes, y se enmarca dentro de un estupendo subgénero del cine de romanos: las películas de legionarios que las pasan canutas en territorio bárbaro durante la conquista de Britania —Centurión y El águila perdida son dos filmes que están muy bien sobre la desaparición de la IX Legión, que participó en la conquista—. Y es muy interesante el tratamiento de la magia, porque uno de los personajes domina ese saber antiguo y misterioso. En cierta medida, los autores de la serie adoptan la visión que tenían los romanos del territorio que conquistaban: creían que se metían en un mundo de poderosos nigromantes. Pero cuando abandonamos la seguridad histórica de los campamentos romanos para adentrarnos en el territorio de los druidas... bueno, echamos mucho de menos a Panoramix.

ABC:El manantial bíblico que salvó Moisés de la muerte, convertido en una atracción turística en Egipto


Relata el Antiguo Testamento que Moisés, en su éxodo hacia la tierra prometida, encontró un manantial salado en el desierto del noreste de Egipto cuya agua convirtió en dulce para beberla. Aquel lugar mítico es hoy objeto de una gran rehabilitación para atraer a peregrinos.

Las termas de Moisés, compuestas por siete fuentes donde el agua se dice que tiene efectos terapéuticos, es uno de los puntos que el Ministerio de Antigüedades y de Turismo quieren convertir en un nuevo destino para los visitantes.

El recinto, que data de la era bizantina y que fue construido sobre los manantiales que se creen que son los citados en la Biblia, era lugar de descanso para los diplomáticos extranjeros hasta comienzos del siglo XX.

Según relató a los periodistas el secretario general del Consejo de Antigüedades, Mustafa Waziri, por falta de mantenimiento, las termas, cuyas profundidades oscilan entre los seis y ocho metros, acabaron abandonadas y cubiertas de arena.

A pesar del abandono, algunos peregrinos continuaron visitando los manantiales, pero en los últimos años «ya no hay apenas turistas», según aseguran a Efe Soraya Ahmed y su compañera de fatigas diarias en las tiendas de artesanía de la zona, Um Ziri, de 53 años.

Contemplando un trasiego de personas que hace tiempo no veía, motivado por la visita de un ministro al lugar, Ahmed, de 69 años, pone a punto toda su artesanía en una pequeña tienda de madera y palma seca. Ella ha sido una de las mujeres que ha pedido al titular de Antigüedades, Jaled al Anani, mientras realizaba una inspección del lugar situado en la localidad de Ras Sadr, en el sur de la península del Sinaí, que «por favor» no le echen de su tierra por la renovación del sitio.

Ambas miran con esperanza los próximos años, una vez que terminen las obras de renovación, para que las personas caminen de nuevo sobre esta arena sagrada.

La primera fase del proyecto de rehabilitación comenzó a finales de 2015 y terminó relativamente hace poco, sin tener aún una fecha de inicio para la segunda etapa.

Aún falta por pavimentar los caminos, remodelar las tiendas de Soraya, Ziri y de sus colegas, así como instalar bazares, cafeterías, restaurantes, en el marco de esa segunda fase de un proyecto cuyo presupuesto total ronda los ocho millones de libras egipcias, unos 450.000 dólares.

El turismo, en busca de recuperación

El turismo en Egipto cayó con fuerza por la inestabilidad posterior a la revolución de 2011 y todavía no se ha recuperado debido a los recientes atentados terroristas.

En estos momentos, el Ejército desarrolla una gran campaña militar contra los extremistas que están presentes en el centro y norte de la península del Sinaí, donde opera una filial del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Pese a que las termas se encuentren a unos 200 kilómetros aproximadamente de las áreas afectadas, las mujeres beduinas reiteran que «la guerra está lejos» del sur del Sinaí y que «aquí se vive muy bien». «Tenemos electrodomésticos, aire acondicionado en nuestras casas. No vivimos como en el desierto», bromean.

El titular de Antigüedades egipcio también quiso destacar este aspecto y dijo que la ofensiva lanzada el pasado viernes y este tipo de proyectos turísticos también son «un mensaje en la lucha contra los terroristas» en Egipto. Al Anani, acompañado de varios embajadores, aseveró que en el lugar confluyen las tres religiones del Libro –el cristianismo, el judaísmo y el islam–.

La ruta sagrada

Además, explicó que por este lugar transitó la Sagrada Familia, pues por aquí pasa la ruta que, según la tradición, tomaron María y José al huir con Jesús a Egipto para escapar del rey Herodes.

Según el relato del segundo libro de la Biblia, Dios le dijo a Moisés que cortara una rama del denominado «árbol sagrado» –en cuyos robustos tallos los niños juguetean ahora– para meterla en ese manantial y convertir el agua en dulce y poder beberla, tras haber estado tres días sin catar gota en el desierto.

De acuerdo con el relato, los israelitas que huyeron con Moisés comenzaron a maldecirle por haberles sacado de Egipto, aunque gracias a la obra de dios pudo continuar.

Hoy es la población local quien espera un milagro para que su vida se reconstruya en paralelo con el lugar sagrado.

jueves, 15 de febrero de 2018

ABC:El origen ibérico de los cartagineses, los enemigos de Roma


En 1994 unos jardineros estaban plantando árboles en el monte Birsa (Túnez), muy cerca del lugar donde se levantó Cartago y una imponente ciudadela del Imperio Cartaginés. Sin quererlo, dieron con un sarcófago dejado allí por los antiguos pobladores, siglos antes de que en el año 146 a. C., el romano Escipión el Africano arrasara la ciudad y acabara con la Tercera Guerra Púnica.

Este pequeño accidente llevó a un importante descubrimiento. En el interior del sarcófago encontraron un esqueleto de más de 2.500 años de antigüedad que perteneció a un joven cartaginés. Se le llamó «El joven de Birsa» o «Ariche» (que significa «el hombre deseado», por la voluntad de las autoridades tunecinas de tenerlo en su territorio) y se comenzó a estudiar sus restos. Gracias a esto, los expertos reconstruyeron sus facciones y le dieron un rostro. Años después de que ocurriera todo esto, un estudio publicado en PLOS ONE este miércoles ha concluído que aquel cartaginés tenía raíces europeas, y que probablemente sus antepasados vivieron en la Península Ibérica.

El hallazgo se ha producido después de secuenciar (leer) el ADN mitocondrial, un material genético que está presente en las mitocondrias, las fábricas de energía de las células, y que se hereda exclusivamente de las madres. Este análisis ha permitido revelar que «Ariche» perteneció a una «rara familia» europea. Se trata del haplogrupo U5b2cl, un conjunto de individuos que comparten una serie de rasgos genéticos y un ancestro común a todos ellos.

«Se cree que U5b2cl es uno de los haplogrupos más antiguos de Europa y que está asociado a poblaciones de cazadores-recolectores. Es bastante raro en las poblaciones actuales, y apenas aparece en europa en el uno por ciento de la población», ha explicado Lisa Matisoo-Smith, investigadora en el Departamento de Anatomía de la Universidad de Otago y primera autora del estudio. Esto indica, en su opinión, «que las ciudades cartaginesas eran bastante cosmopolitas».

La odisea de los genes «primitivos»

La historia de U5b2cl es compleja y convulsa. En anteriores investigaciones se comprobó que estos genes «primitivos» quedaron relegados a algunos refugios. Por ejemplo, Matisoo-Smith ha recordado en el artículo que en anteriores investigaciones se ha informado de la presencia de U5b2c1 en poblaciones de cazadores recolectores hallados en el yacimiento de La Braña, en León, y en otras zonas del noreste de Europa.

Pero en realidad, U5b2cl estuvo a punto de desaparecer: «Una oleada de granjeros del Próximo Oriente reemplazó a los cazadores-recolectores, aunque algunos de sus linajes pudieron persistir más tiempo», ha explicado Matisoo-Smith. En opinión de esta investigadora, fueron las rutas comerciales, las que permitieron que estos genes fueran trasladados desde «la Península Ibérica y algunas islas, hasta el crisol de Cartago, en el Norte de África».

¿Fue esta la historia del joven fenicio? Podría ser. Se sabe que los fenicios proceden de la zona del actual Líbano y que su influencia se expandió como la pólvora gracias al comercio en el Mediterráneo. Así es como comenzaron a fundar asentamientos y puestos comerciales que luego se convertirían en ciudades como Cádiz, Cartagena, Barcelona o la propia Cartago, en el actual Túnez, conectadas con las importantes ciudades de Tiro o Sidón.

Gracias a esto, la cultura fenicia y el comercio tuvieron un fuerte impacto en la civilización occidental. Por ejemplo, tal como ha recorado la autora del estudio, fueron ellos los que introdujeron el primer alfabeto.

«Sin embargo, aún sabemos muy poco sobre los fenicios, excepto por las referencias de romanos y griegos. Esperamos que nuestros resultados y otras investigaciones aclaren los orígenes y el impacto de los fenicios y de su cultura», ha concluido la investigadora. Por ello, los científicos tratarán de buscar este material genético mitocondrial en otros asentamientos fenicios, y al final «recrar la mobilidad humana en el pasado para entender las variaciones que vemos hoy en día», ha dicho la científica. Y además, hacer estos análisis con el ADN nuclear, que puede proporcionar mucha más información.

La historia de los navegantes

De momento, al menos sí se sabe algo acerca del «Joven de Birsa». Gracias al trabajo de expertos en reconstrucción dermoplástica, se puede intuir qué aspecto tenía. Gracias a un estudio antropológico, se concluyó que aquel hombre medía 1,70 metros, que era bastante robusto y que frisaba los 19 o 24 años. Estaba enterrado junto a dos ánforas, una lámpara y una caja de marfil cargada de ricos amuletos y ofrendas de comida, por lo que se cree que formaba parte de las élites de Cartago.

Los fenicios suelen ser reconocidos como una de las más grandes civilizaciones del mediterráneo. Descendían de los cananeos, habitantes de las costas del Mediteráneo, y fueron los creadores del primer alfabeto. Documentaban su historia en papiros, pero el tiempo los desintegró y las guerras y conquistas en sus ciudades principales, como Tiro, Sidón o Biblos, hoy en Siria y Líbano, dificultaron que fueran exploradas en profundidad por los científicos.

Conocidos por sus capacidad para viajar, comerciar y construir barcos, se ganaron su nombre de los griegos por ser los únicos capaces de acceder al tinte púrpura en el Mediterráneo. Sea como sea, sus viajes les llevaron desde Líbano hasta España y Marruecos, y algunos han sugerido que incluso circunnavegaron Africa o que llegaron al sur de Gran Bretaña. Por todo eso, su herencia parece estar profundamente sumergida en las raíces de Europa.

miércoles, 14 de febrero de 2018

National Geographic:Descubren grandes relieves de dromedarios en unas rocas de Arabia Saudí


Aproximadamente una docena de relieves de diferentes profundidades que representan a camélidos y équidos, entre ellos un dromedario cuya cabeza se aproxima a la de un burro o una mula, una escena "sin precedentes", según explica hoy el Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS) de Francia. Los hallazgos, descritos en Antiquity, han sido realizados por un equipo franco-saudí en la provincia de Yauf, en el noroeste de Arabia Saudí, en un paraje que ya se conoce como Camel Site.

Las figuras esculpidas en la roca, algunas incompletas, están parcialmente destruidas debido a la erosión natural; tampoco se han encontrado restos de herramientas que permitan fechar los hallazgos. Sin embargo, la comparación con un relieve de Petra (Jordania) hace suponer que las esculturas fueron completadas en los primeros siglos antes o después de Cristo. Su ubicación en el desierto y su proximidad a las rutas de caravanas sugieren que Camel Site, inapropiado como asentamiento permanente, fue un lugar de paso para el descanso de los viajeros o un lugar de veneración.

martes, 13 de febrero de 2018

National Geographic:Hallazgo excepcional en la ciudad íbera de Ullastret: un objeto de plomo con una inscripción


Un pequeño objeto de plomo con una inscripción íbera ha aparecido durante unas excavaciones arqueológicas en el foso defensivo del Puig de Sant Andreu de la ciudad íbera de Ullastret, en la provincia de Girona, según reveló ayer la Generalitat de Catalunya en un comunicado. La inscripción, estructurada en dos líneas, pertenece a la escritura ibérica nororiental dual de 16 signos, según un estudio preliminar realizado por el investigador Joan Ferrer. Del signario ibérico nororiental, de esta parte de la península Ibérica, se conocen dos variantes, una de ellas la dual, que es casi exclusiva de las inscripciones más antiguas de los siglos V, IV y III a.C.

El objeto de plomo, localizado en los niveles que cubrían el foso defensivo, pesa 65 gramos, mide 4 centímetros de largo y 3 de ancho y actualmente se encuentra en el laboratorio de restauración del Museu d'Arqueologia de Catalunya en Girona, donde se realizará un estudio más detallado de la pieza. Las excavaciones del foso defensivo, iniciadas en noviembre de 2017, forman parte de un proyecto de restauración de las murallas del yacimiento, que permitirá recuperar 130 metros lineales del foso que protegía el lado suroeste de la fortificación. La restauración de la muralla y la parte descubierta del foso mostrarán uno de los sistemas defensivos más importantes del mundo ibérico.

lunes, 12 de febrero de 2018

Un estudio de la UHU permite visitar virtualmente el acueducto romano


La Universidad de Huelva está realizando un estudio fotogramétrico del acueducto romano, que se pondrá a disposición de la Junta de Andalucía y se divulgará a través de la web del grupo de investigadores y las redes sociales de la Zona Arqueológica de Huelva, y por medio de éstas se podrá hacer un recorrido virtual por esta infraestructura hidráulica que data del siglo I d. C.

El doctor del Área de Arqueología de la UHU Javier Bermejo, explicó que "es todo real, no es una reconstrucción virtual al uso, sino que con fotogrametría digital de alta resolución hemos reproducido la caja del depósito de la Fuente Vieja así como la galería sur, de tal forma que por medio de las nuevas tecnologías se podrá realizar un recorrido virtual para que la gente pueda conocer cómo es el acueducto y en qué estado se encuentra". Con ello se pretende que "la sociedad disfrute de este patrimonio tan desconocido".

Esta iniciativa se incluye en el estudio que se está realizando del acueducto romano y la Fuente Vieja, una actuación, que se enmarca en el Plan de Investigación de la Zona Arqueológica de la ciudad de Huelva, cuyo objetivo es realizar una reconstrucción histórico-arqueológica de la construcción.

Se trata, según apuntó Bermejo, de "un proyecto preventivo de arqueología, en el que se empezó a trabajar el pasado mes de julio y en el que participan varios grupos de investigación de la Universidad de Huelva. "La complejidad que tiene el acueducto desde el punto de vista científico no puede ser abordado solamente desde la óptica de la arqueología. Todos los datos que aporten las diferentes especialidades permitirán reconstruir la estructura y la evolución histórica de esta obra de ingeniería hidráulica".

Indicó que ya se ha terminado el trabajo de campo y "hay un conjunto de datos inmensos, de naturaleza arqueológica, arquitectónica, geológica e hidrológica, que toca ahora procesar en la fase de laboratorio".

Bermejo destacó que "conocemos un poco más del trazado del acueducto, hemos podido acceder unos veinte metros más en la galería norte de la Fuente Vieja. Al sur se documentan unos 125 metros y no hemos podido avanzar más de lo que se conocía". Explicó que el estado de conservación "es aceptable, bastante bueno", el único inconveniente "es que está muy colmatado. En torno a los ochenta y cinco metros se encuentra bastante colmatado de sedimentos, de concreciones calcáreas, y dificultan enormemente el trabajo de la galería, que es bastante estrecha, angosta, tiene unos 45 centímetros de ancho por unos 110 centímetros de alto, que va decreciendo en altura a medida que se va colmatando con estos sedimentos".

Aparte, "estamos conociendo nuevos trazados en torno a las laderas del cabezo, tanto hacia la zona del Parque Moret como de Las Colonias, hay unas ocho galerías que las recorren a una cota determinada, pero todavía queda una labor importante de espeleología", a lo que añadió que "parece que las galerías se entrecortan, enlazan unas con otras". Explicó que esto se tendrá que acompañar con prospecciones arqueológicas superficiales "porque estamos buscando los respiraderos del trazado del acueducto". Ya tienen localizados algunos, "cegados y colmatado, producto de la acción del tiempo, que quizás en un proyecto futuro puedan ser motivo de limpieza y de su puesta en valor".

Desde el punto de vista hidrológico se está estudiando la naturaleza y composición del agua. "Es muy rica en calcio y magnesio". Han detectado fauna dentro de la galería, pequeños insectos, que va a ser analizados, "estaban a una profundidad determinada y son endémicos de la galería. Todo esto está en fase de estudio".

En el apartado geológico se están haciendo nuevas investigaciones para comprender por qué el desarrollo de la galería a una cota determinada. "Las características de los cabezos son las que han determinado la construcción del acueducto de una manera y, en ese sentido, las particularidades arquitectónicas difieren de otros ejemplos que encontramos en Hispania o en el occidente romano".

El doctor en Arqueología subrayó, en relación a la rehabilitación de las laderas del Conquero, que cualquier tipo de actuación urbanística sobre los cabezos debe contemplar el patrimonio arqueológico. "Es un patrimonio que está presente y, desde el punto de vista histórico, siempre ha sido maltratado, dañado y, quizás, es el momento oportuno para llevar a cabo el rescate y la puesta en valor de este patrimonio. Me consta que en la administración se contempla el bien patrimonial como un elemento articulador dentro de la recuperación de las laderas del cabezo".